gum cepillo ni�os con mu�eco Ver más grande

¡Disponible sólo en Internet!

gum cepillo ni�os con mu�eco

161855

Nuevo producto

gum cepillo ni�os con mu�eco

Más detalles

50 artículos

Disponible

4,63 €

Más

es diseñado para ser el primer cepillo de dientes de los niños. Con cabezal redondeado y de pequeño tamaño, 25 mechones, filamentos de 0,005 pulgadas y Mango liso y flexible. Es muy importante que los niños adquieran el hábito de lavarse los dientes. A los dos años, más o menos, los niños ya tienen todas sus piezas dentales, así que ya se les puede enseñar a usar el cepillo de dientes. Al principio se les tendrá que ir ayudando hasta que lo hagan de forma correcta. Sobre los tres años los niños ya empiezan a ser capaces de hacerlo solos. Si muestras lavarse los dientes como una obligación o rutina aburrida, lo más probable es que sea reacio a lavarse los dientes y termine por hacerlo deprisa y mal. Hay una serie de motivaciones que ayudarán a que a los niños les divierta la tarea de limpiarse los dientes. Su primer cepillo ha de ser infantil con cerdas suaves, y de colores, con algún muñeco, así despertarás su interés. Has de hacer del cepillado un juego: en frente del espejo, abrir la boca, bien grande, introducir el cepillo y a frotar. A los niños les encanta hacer cosas de mayores por lo que se les puede incentivar con esa idea: Limpiarse los dientes es tarea de mayores, y además, ya utilizas un artilugio que sólo lo hacen los grandes. Hay que explicárselo muy bien, cargados de paciencia y con todo lujo de detalles. Primero los hemos de guiar con la mano, pero cuando se decidan a intentarlo ellos solos, hay que darles la oportunidad. Puedes limpiarte los dientes con él, enseñándole todos los movimientos, y que él te imite. Es importante que haya un adulto siempre vigilando esta tarea, sobre todo para que se acostumbre a hacerlo de forma exhaustiva y poder corregirle. El cepillado de la cara interna de los dientes les resulta lo más complejo para los niños, por ello, lo mejor es que utilicen un cepillo pequeño y de forma anatómica, con un ángulo entre el cabezal y el mango que facilite el acceso a todos los rincones de la boca. Debes remarcarle que después del cepillado ya no puede comer nada más. En niños menores de tres años se debe utilizar muy poca pasta de dientes (equivalente al tamaño de una lenteja). Al finalizar el cepillado debe escupir todo el contenido de su boca y tratar de que se enjuague bien sin tragarse nada. No debes darle enjuagues de flúor hasta que tenga más de seis años de edad, ya que podrían tener una dosis de flúor diario excesivo o acabar tragándoselo.